viernes, 31 de diciembre de 2010

De la mano de la Virgen, vamos a empezar bien el año







I. Ave maris Stella, Dei Mater alma, atque semper Virgo, felix caeli Porta. 2. Sumens illud Ave Gabriélis ore, funda nos in pace, mutans Hevae nomen 3. Solve vincla reis, profer lumen caecis: mala nostra pelle, bona cuncta posce. 4. Monstra te esse matrem: sumat per te preces, Qui pro nobis natus tulit esse tuus. 5. Virgo singuláris, inter omnes mitis, nos culpas solútos, mites fac et castos. 6. Vitam praesta puram, iter para tutum: ut vidéntes lesum semper collaetémur. 7. Sit laus Deo Patri, summo Christo decus, Spirítui Sancto, tribus honor unus. Amen.


La vida es como una canción de amor, que tiene una letra y una música. La letra es lo que hacemos en cada momento, la música la pone el corazón, el amor que es la esencia de la vida. Si hay amor, no hay aburrimiento en la vida. Así, este año será precioso, y aunque haya penas se transformarán en alegrías, pues el amor les dará el sentido de la cruz, que se convierte en gloria... ¡lo mejor siempre está por llegar!

Llucià Pou Sabaté:

Flor del desierto (fragmento)-150 Kbps.wmv

jueves, 30 de diciembre de 2010

Let it be

Check out this SlideShare Presentation:

sábado, 25 de diciembre de 2010

¡Feliz Navidad!

FELICIDADES!!!


FELICIDADES!!!



¡Feliz Navidad! Que tengas unas santas fiestas y un 2011 lleno de cosas buenas, se lo pido al Señor para ti y todos los tuyos Llucià Pou Sabaté



¡Regocijad! Jesús nació, del mundo Salvador;

y cada corazón tornad a recibir al Rey,

a recibir al Rey. Venid a recibir al Rey. ¡Regocijad! El reinará; cantemos en unión;

y en la tierra y en el mar loor resonará,

loor resonará, y gran loor resonará. Ya la maldad vencida es; la tierra paz tendrá.

La bendición del Salvador quitó la maldición,

quitó la maldición; Jesús quitó la maldición. ¡Glorias a Dios cantemos hoy! Señor de Israel,

la libertad tú le darás y tú serás su Dios,

y tú serás su Dios, Señor, y tú serás su Dios.

jueves, 23 de diciembre de 2010

La paradoja de nuestro tiempo...

La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios mas altos y temperamentos mas reducidos, carreteras mas anchas y puntos de vista mas estrechos. Gastamos mas pero tenemos menos, compramos mas pero disfrutamos menos. Tenemos casas mas grandes y familias mas chicas, mayores comodidades y menos tiempo. Tenemos mas grados académicos pero menos sentido común, mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio, mas expertos pero mas problemas, mejor medicina pero menor bienestar.

Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado, reimos muy poco, manejamos muy rápido, nos enojamos demasiado, nos desvelamos demasiado, amanecemos cansados, leemos muy poco, vemos demasiado televisión y oramos muy rara vez.

Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores. Hablamos demasiado, amamos demasiado poco y odiamos muy frecuentemente.

Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir. Añadimos años a nuestras vidas, no vida a nuestros años. Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino. Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior. Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores.

Hemos limpiado el aire, pero contaminamos nuestra alma. Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos mas pero aprendemos menos. Planeamos mas pero logramos menos. Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar. Producimos computadoras que pueden procesar mayor informacion y difundirla, pero nos comunicamos cada vez menos y menos.

Estos son tiempos de comidas rápidas y digestión lenta, de hombres de gran talla y cortedad de carácter, de enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales. Hoy en día hay dos ingresos pero mas divorcios, casas mas lujosas pero hogares rotos. Son tiempos de viajes rápidos, pañales desechables, moral descartable, acostones de una noche, cuerpos obesos, y píldoras que hacen todo, desde alegrar y apaciguar, hasta matar. Son tiempos en que hay mucho en el escaparate y muy poco en la bodega. Tiempos en que la tecnología puede hacerte llegar esta carta, y en que tu puedes elegir compartir estas reflexiones o simplemente borrarlas.
 
Acuérdate de pasar algún tiempo con tus seres queridos porque ellos no estarán aqui siempre.

Acuérdate de ser amable con quien ahora te admira, porque esa personita crecerá muy pronto y se alejará de ti.

Acuérdate de abrazar a quien tienes cerca porque ese es el único tesoro que puedes dar con el corazón, sin que te cueste ni un centavo.

Acuérdate de decir te amo a tu cónyuge y a tus seres queridos, pero sobre todo dilo sinceramente. Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma.

Acuérdate de tomarte de la mano con tu conyuge y atesorar ese momento, porque un día esa persona ya no estará contigo.

Date tiempo para amar y para conversar, y comparte tus mas preciadas ideas.
 
Y siempre recuerda:

La vida no se mide por el número de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.
 
George Carlin.


miércoles, 15 de diciembre de 2010

Declaración y Acto por la libertad religiosa en el mundo

Querido/a amigo/a:
Una vez más queremos agradecerte el haberte adherido con tu firma a la Carta de bienvenida a Benedicto XVI que fue presentada en un acto público el pasado 28 de junio.
Los promotores de aquella carta, respaldada por más de 36.000 firmas, te invitamos ahora a adherirte a una nueva iniciativa a favor de la libertad religiosa de los cristianos en Oriente Medio y en otras áreas geográficas de Asia y África. Una libertad crecientemente amenazada no sólo por el terrorismo yihadista sino también por concepciones excluyentes de la sociedad que no toleran la pluralidad religiosa.
Por favor, firma el Manifiesto por la Libertad Religiosa en todo el mundo en la siguiente página Web:
http://www.cristianosoriente.org/ 

En algunos países se está produciendo una auténtica persecución religiosa que ha ocasionado numerosas víctimas y graves daños materiales en las comunidades cristianas y que amenaza seriamente la supervivencia de las mismas, incluso en aquellas tierras donde nació el Cristianismo.

El próximo jueves 16 de diciembre (dentro de una semana), a las 19,30 horas y en el Aula Magna de la Universidad San Pablo-CEU, en la Calle Julián Romea 23 de Madrid (ver mapa), celebraremos un acto público, al que te invitamos a asistir, a favor de la libertad religiosa de los cristianos que sufren persecución e intolerancia.

Participarán en el acto tres Pastores de la Iglesia católica de Irak:
  • el Arzobispo Siriaco-Católico de Bagdad
  • el Obispo Caldeo-Católico de Babilonia 
  • el Obispo Siriaco-Católico de Mosul...
... junto con destacados representantes de la sociedad española.

En dicho acto se dará también lectura al Manifiesto que podrás leer en http://www.cristianosoriente.org/ y al que te invitamos a adherirte... Sólo tienes que enviar tus datos desde:
http://www.cristianosoriente.org/ 

Agradeciendo de antemano tu colaboración con esta iniciativa, recibe un cordial saludo,

En nombre del Comité Organizador,
 Lola Velarde

--
Me han mandado estos enlaces, he suscrito el manifiesto y me parece interesante difundirlo
Llucià Pou Sabaté

martes, 14 de diciembre de 2010

Original felicitació

http://www.youtube.com/watch?v=tgtnNc1Zplc

Original felicitación... espero que us guste! Llucià Pou Sabaté:

viernes, 3 de diciembre de 2010

RAZONES PARA VIVIR: Bibliografía de Orientación Familiar.

RAZONES PARA VIVIR: Bibliografía de Orientación Familiar.: "Hay muchos padres y educadores que tienen dificultades para encontrar materiales adecuados para la formación religiosa de sus hijos con un ..."

martes, 23 de noviembre de 2010

La vida sacerdotal de la mano de María (ser experto en humanidad, identificarse con Cristo y llevarlo a los demas); de Vocaciones sacerdotales, Eiunsa 2010.

1. Me llamo Llucià (Luciano) Pou Sabaté, nacido en Tortellà, un pueblo montañoso de la región pirenaica de Olot (Girona), zona volcánica de montañas cubiertas de bosque con valles que invitan a pasear por las veredas de los rios; de ahí es mi madre, y mi padre venía de Valencia. Soy el mayor de 5 hermanos de los que el último es sacerdote también, de la diócesis de Gerona. Actualmente estoy en Granada, donde llevo algo más de un año, dedicado a labores propias del Opus Dei, entre ellas colaboro en el colegio Mulhacén y en la parroquia san Ildefonso. Desde pequeño “mamé” la fe cristiana, la generosidad y el servicio alegre las vi encarnadas en mi madre, esas virtudes serían caminos por los que fui respondiendo a ciertas pistas, y al poco de pedir la admisión en el Opus Dei supe que hacían falta sacerdotes para la predicación, dirección espiritual, y sobre todo para los sacramentos; y así un día escribí a nuestro Prelado mostrándome disponible para ser sacerdote si convenía. Es algo que luego fue madurando con el tiempo, cuando al acabar el bachillerato en Gerona me trasladé en 1978 a estudiar Historia en Sevilla y allí también fui colaborando en el apostolado con la gente joven (en el colegio mayor Almonte, y en el club Arqueros), e íbamos también a Jerez de la Frontera. Luego me trasladé a Córdoba en 1982, y a Roma en 1984, donde viví otros 10 años, estudié más a fondo teología, trabajé en nuestra curia y también colaboré en varios clubs de jóvenes, y fui ordenado sacerdote en 1991. Seguí en Roma trabajando en estudios de Historia Eclesiástica; acabé la Teología en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma) y en 1994 recibí el Doctorado con la tesis sobre “La filiación divina y el obrar moral en Santo Tomás de Aquino”. Allí colaboré también en clubs juveniles y en alguna parroquia. En 1994 volví a España, primero a mi Cataluña natal y desde el 2008 estoy en Granada.

2. ¿Por qué sacerdote? ¿Cómo se nota o cómo viene la vocación? ¿Cómo habla Dios? Lo primero que se me ocurre es que ser cura no es ser más que los demás. Cuando vivía en Roma atendía diversas personas, algunos seminaristas. Uno de ellos, hoy sacerdote buen amigo, alemán, me decía que ser sacerdote es lo más importante que se puede ser en la vida. Viendo que confundía lo funcional con lo esencial, le dije que celebrar Misa era lo más alto, pero la santidad no era eso, que mi madre era mucho más santa que yo y no era sacerdote. Eso le desconcertó pues al confundir las dos cosas: misión e importancia, ponía la santidad en la función, y entonces sería menos importante una mujer por no poder ser sacerdote. Lo esencial en la Iglesia es la santidad, como vemos en María Virgen. Lo más importante en mi vida es mi ser hijo de Dios, mi sacerdocio real, lo que aprendí de mi madre: procurar tener buen corazón, hacer el bien, y para eso, rezar a mi Dios, a mi Jesús. Las oraciones aprendidas de pequeño, al levantarme y acostarme, tratar a Jesús y María, y pedir ayuda a mi ángel de la guarda, cosas que aunque abandoné en algún momento nunca he olvidado. La Misa de los domingos en familia, la primera comunión y las siguientes con una preparación exquisita, por parte de la parroquia. Otro despertar a este sacerdocio real fue al conocer el Opus Dei, cuando vi que la gente me quería, me sentí en casa, y me quedé con ellos. Fui asistiendo a actividades formativas y también impulsando el apostolado para extenderlo entre los jóvenes, y nos lo pasamos muy bien. Comencé a estudiar más en serio, con más ganas: la sala de estudio era el lugar donde pasábamos más tiempo, también teníamos buenas tertulias, y rezábamos en el oratorio… y di el paso a esa entrega a Jesús.

Pienso que la vida es dejarse llevar por la mano de Jesús, que está siempre a nuestro lado, y dentro de nosotros en su Espíritu, guiándonos. Es como si fuera una ginkana, y aparecen las personas oportunas en el momento oportuno, todo nos va llevando como con facilidad hacia ese destino que se forja día a día, esa historia que construimos juntos, Él y nosotros. Nuestra libertad se mezcla con la suya. Todo sirve para nuestro bien. Al final, todo es gracia. Dios es Señor de la historia. Y Dios ya está aquí. Todo esto se concentra en la ceremonia de la ordenación: es impresionante, ya en la fase previa fui ante el sagrario a pedir al Señor serle fiel, día a día, hasta el final. En ese gran momento de mi vida procuré hacer un acto de confianza especial en Dios, de abandono en su providencia. Todo esto se ve reflejado en un momento en el que se unen tantas emociones, y es el de la postración, en la ceremonia de la ordenación diaconal, instantes antes de la imposición de las manos del obispo y la fórmula consagratoria, mientras todos imploran a Dios y los santos su intercesión para con nosotros. Se hace en la ordenación diaconal, y en la ordenación presbiteral, de un modo más imponente, pues es el momento del gran paso: sentí ese gran don de Dios. Y pido oraciones a los que lean estas palabras, precisamente este año celebramos el año sacerdotal… para pedir por la santidad de los sacerdotes… es muy grande misión para lo poca cosa que somos: un hombre normal, que tiene que ser instrumento para que actúe de un modo especial Jesús en la tierra.

Recuerdo el impacto de la ordenación sacerdotal: mi madre estaba contentísima, mi padre ya no estaba (muy contento con mi vocación, ofreció su enfermedad hasta que le llegó la muerte). Cuando supe que había llegado el momento preferí escribir a mi madre y después ya hablamos por teléfono. Me dijo que había llorado emocionada al leer la carta y que ya estaba preparando la primera Misa. Como tantas madres católicas, le hacía mucha ilusión tener un hijo sacerdote. Mi abuela también se emocionó, y me hizo gracia algo que me dijo en aquel momento: “¡qué ilusión, no recuerdo que nunca haya habido ningún sacerdote en la familia!” Mis hermanos se alegraron mucho, de hecho el menor de ellos, que había acabado como yo la carrera de Historia, entró en el seminario aquel año, para ser también sacerdote, con lo cual el contento de mi madre y la exultación de mi abuela fueron dobles. Los amigos reaccionaron de maneras diversas, impactantes en algún caso, como éste que me dijo por carta: “deja que te diga que espero el día en que con tus manos consagradas hagas, sobre mi cabeza, la señal de la cruz”.

En los días de la ordenación vino un chico de Barbastro que había coincidido conmigo en Roma en una convivencia unos años antes, lo vi nada más que un momento, quise saludarle pero él no quiso molestar, desapareció en medio de la gente… nunca más lo he visto… sufrí al ver que habían ido a mi ordenación como otras muchas personas y yo no podía atenderlas, estar un momento con ellas… que no era digno del cariño que me tenían y que yo no podía corresponder… en Gerona me pasó lo mismo con amigos y compañeros, y en dos pueblos donde pude celebrar una Misa con la parroquia: Tortellà, el pueblo donde nací; y en Bescanó, el pueblo donde luego nos trasladamos e hice amigos de adolescencia, donde la maestra de educación infantil estaba emocionada recordando cuando me educaba a mis 6 años. Allí invité a concelebrar al sacerdote que –enfermo- me dijo que ya no celebraba, pero que asistiría. Me dio pena, vi que se emocionaba, y lo fui a buscar después a la rectoría donde se había ido como escondido, y me dijo que hablara siempre como había hecho en la homilía de esa celebración, con el corazón… palabras que he tenido siempre presentes, y a él también, pues murió poco después.

Pero lo esencial del sacerdote es tratar de identificarse con Cristo y llevarlo a los demás, para esto hemos de hacer nuestra su vida, también acoger su Cruz, con las desgracias de las personas que tratamos. Otros retos que afrontar son el tener que dejar una ciudad, un trabajo, unas personas que te quieren para comenzar en otro sitio… es hacer vida la Misa, donde celebramos la Pascua, que quiere decir esto: Jesús pasa de la muerte a la vida, y este ciclo vital se repite en nuestra vida: nacer, morir, resucitar... como las plantas: nacer y arraigar, trasplante y desarraigo, y volver a arraigar, nacer de nuevo... el cirio pascual nos lo recuerda: el padecimiento, la muerte, es la puerta de la vida… honores y cargos, trabajos importantes… se van difuminando… quedan las personas, esa compañía de Dios que se va perfilando o casi revelando al paso de nuestra historia. Ya aquí tenemos el premio de las obras de amor, con una vida llena cuando notamos esa sintonía, como una correspondencia, y la tenemos cuando nos entregamos y la gente lo nota y descubre que ese amor que damos viene de Dios y lo agradece en nuestra persona y procuramos no quedarnos ese agradecimiento sino disfrutar de esa felicidad compartida que supone aquella conversión, una confesión, reconciliación familiar, encontrar un sentido a la vida, otro que dejar de pensar en la muerte, etc., y todo esto es prueba palpable de que valía la pena dedicar ese tiempo…, que vale la pena ayudar a la gente en el camino de la vida, que somos instrumentos de Jesús que sigue pasando por el mundo.

Por ejemplo, me contaba un padre de familia con graves problemas económicos y familiares que le llevaron a pensar en matarse, que cuando iba en coche a punto de tirarse por el precipicio, ya acelerando y a pocos metros, le vino a la cabeza una frase que dije en una homilía unos días antes en una iglesia pública, con motivo de la fiesta de san Josemaría Escrivá… glosé unas frases que a él le sirvieron en aquel momento para motivarse y tomar la curva sin salirse, frenar el coche y bajó y al pensar en lo que estuvo a punto de hacer se puso a sudar frío… luego vino a contármelo. Con el tiempo, fue arreglando la situación.

No voy a hablar de la soledad, que con la fraternidad no se nota, como he visto yo al estar acompañado en la Obra. También está el peligro de la rutina, o nos puede costar llevar la carga del sufrimiento de los demás, o puede llegar la cruz o la falta de atenciones o el desconcierto de la noche oscura... (como Teresa de Calcuta, o santa Teresita). Cuando se pasa por esos momentos, es hora de encontrar el sentido de la cruz, y de hacer un acto de generosidad, de actuar de tal modo que procuremos que a nuestro alrededor nadie pruebe esto tan amargo que hemos padecido en esa ocasión; con la experiencia de aquella prueba pasada procuraremos dar a los demás eso que no hemos encontrado... Una técnica de éxito muy sencilla, pero muy poderosa, es sonreír aunque cueste. No hay cosa tan pequeña que dé resultados tan grandes, para cambiar el mundo: mirar a las personas con amabilidad, con una sonrisa sincera. Pero a veces no es fácil y uno se pregunta: ¿por qué ese dolor?, quizá recordamos cuando no sabíamos nadar y no hacíamos pie: los pulmones se disparan, perdemos el aliento ante la sorpresa… así nos sentimos a veces, desconcertados por situaciones que no nos esperábamos, que nos parecen injustas, y ese desconcierto impiden pensar, nos hace sumir en un pozo en el que se hace de pronto la luz. En aquella dificultad hay concertado un encuentro con Dios, que al mismo tiempo prepara para otras pruebas posteriores: un desgarramiento interior –sacrificio- suele ser un preludio del éxtasis, en la sinfonía de la vida, y al mismo tiempo es eso un camino para reforzarse para lo que vendrá… Desnudez del alma que se une a Dios, fortaleza que ya nada tiene de humano, santuario donde se da el Encuentro... en esos momentos hay que tener paciencia, liberarse de la opinión de los demás y de la honra, y encontrar una capa más interior en la que sólo Dios cuenta… y esos amigos que nos mantienen en contacto con la realidad, por esa confianza con ciertas personas creemos en lo que nos dicen algunos, pero no en “el mundo”, “las modas”, o esa opinión que se ha creado sobre nosotros mismos… El tiempo nos da muchas respuestas, pone las cosas en su sitio, vemos que el dolor ennoblece a las personas y las sensibiliza, las hace solidarias, al punto de olvidar su propio dolor y conmoverse por el ajeno... Aprendemos a valorar las cosas importantes que están cercanas, y no desear lo que esta lejano… aprendemos a interpretar ese silencio de Dios y las pistas que nos da en Jesús en la Cruz, que sufre callando, que sintió “eso” en su vida, y murió para con su dolor dar sentido al nuestro. Este Dios vivo nos deja rastros a su paso por la historia, como los montañeros que dejan marcas en el camino por donde pasan, hay unos mensajes que nos llegan como en una botella a la playa, en medio del mar de dolor, mensajes que se pueden oír en cierta forma, cuando tenemos el oído y corazón preparado. Son pistas que nos hablan de confiar, de amar, de que ante nosotros se abren dos puertas, la del absurdo (el sin-sentido) y la del misterio (la fe): abandonarnos en las manos de Dios es el camino que da paz, aunque no está exento de dolor, pero éste adquiere un sentido.

Juan Pablo II, como también ahora Benedicto XVI, nos hablan del tema: sobre todo es Jesús en la Cruz que en tres horas de agonía nos muestra un libro abierto, hasta exclamar aquel “¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?” Él, sin perder la conciencia de que aquello pasaría por la muerte, cuando se siente abandonado incluso por Dios, se abandona totalmente en los brazos de Dios, y se produce el milagro: pudo proclamar aquel grito desgarrador por el que decretó que “todo está consumado”; así, con la entrega de su vida la muerte ha sido vencida, ya no es una puerta a la desesperación sino hacia el amor del cielo, la agonía se convirtió en victoria y podemos unirnos, por el sufrimiento, al suyo y a su Vida. Es ya un canto a la esperanza, a la resurrección. Y lo mismo podemos hacer nosotros unidos a Él.

Pienso que para que no haya crisis de soledad y cansancio y por tanto insatisfacción, una cosa esencial en la vida es la amistad: mis amigos me sostienen, aunque no se notan. Estar con un amigo es no tener que explicar nada, poder estar también en silencio, como leí hace poco: “lo que importa no es lo que se dice, sino lo que jamás resulta preciso decir. Para mí un amigo... es aquel que escuchará la canción de mi corazón y me la cantará cuando me falle la memoria”. No me han faltado esos amigos que me han sostenido, pienso que Dios me ha puesto en el camino esas personas en el momento oportuno. Una vez existen esas personas ni siquiera hace falta ya verlas. Cuando hay un amigo, todo es soportable, más aún: útil para el crecimiento. En muchas ocasiones sentimos que la presencia de los demás nos lleva a algo más alto. Hay una unión misteriosa entre las personas que crea un espacio para la presencia del Señor: “donde estéis dos o tres de vosotros reunidos en mi nombre, ahí estoy Yo”, en un espacio espiritual de comunión, tierra sagrada. Junto con la amistad (y en primer lugar con Dios, la oración), es esencial para la salud el contacto con la naturaleza, música… todo lo que sea belleza engrandece el espíritu, y como estar con la gente ya lo hacemos algunos, lo que nos falta es esos remansos, esa paz en soledad… Recuerdo cuando vivía yo en Roma que un mendigo al verme correr por las calles me dijo: "¿por qué vas tan deprisa? No hace falta correr... Tómate la vida con más calma." A veces cuesta entrar en nuestra verdad interior, y nos duele enfrentarnos a nosotros mismos.

Pienso que el gran regalo que nos ha dejado el Señor se puede resumir en la devoción al Sagrado Corazón y la versión moderna de la Divina Misericordia, y los rayos divinos que salen de las imágenes que nos proponen para la devoción resumen la fuerza de los sacramentos del Bautismo-Confesión (que es una actualización del “sistema operativo” del bautismo) y la Eucaristía, y Jesús nos ha dejado junto a su Iglesia la ternura de su Madre, para que nos acojamos a su protección, como refugio y puerto seguro en la tempestad, camino en el camino de la vida, y esperanza de salvación.

3. Para resumir de algún modo lo que se me pasa por la cabeza, diría que Jesús es fascinante, en Él lo tenemos todo, en Él Dios nos ha dado todo… Yo encontré este camino que abrió con su vida Josemaría Escrivá, vi en este santo una figura apasionante. Impresiona la naturalidad del mensaje que Dios quiso que propagara, de santidad en el mundo, de paz interior como fruto de esa lucha que mantenemos con nosotros mismos al servicio de Dios y de los demás, de alegría verdadera y profunda fruto de la gracia… es el día a día, lo concreto, lo que nos ha puesto Dios en las manos, pues ahí está Él. Pienso que de él, de los santos, de mi madre y amigos y de la gente buena que me rodea, aprendo la experiencia que luego se hace diálogo con Dios y ayuda para los demás, mensaje oral en predicación o dirección espiritual, o escrito, mi vida. Supongo que es el contacto con la realidad, el diálogo con la gente, lo que nos orienta en el conocimiento personal, y el contacto con la gran cultura a su vez sugiere maneras de afrontar la realidad: experiencia vivida-interiorización, y al anidar en el interior, afloran las cosas, van surgiendo… y al ver que sirven a otros nos alegran. Así de sencillo. Gracias a las caras de satisfacción, al ver que ayudan, da ánimos para seguir, al ver que “la cosa va bien”. El otro día me decía una madre que sufría por la crisis de un hijo adolescente y como a ella le gustó un artículo mío, se lo dejó, y vio que él lo ampliaba y lo colgaba en la pared, y le ayudaba a superar aquellos días. Esto da satisfacción…

Nos ordenamos sacerdotes para poder hacer presente la redención de Jesús, celebrar la Misa y los demás sacramentos, predicar y atender enfermos, ser instrumentos de Jesús cabeza de la Iglesia… Juan Pablo II insistía en la caridad pastoral, y ser expertos en humanidad… Mi vida ministerial lleva todo el bagaje de mi vida, en la consagración del sacramento del orden todo ello se centra en la Misa, como sacerdote de la Iglesia, al servicio de todas las almas, incardinado en la Prelatura Opus Dei. ¿Esto qué conlleva? En primer lugar, rezar, unión con Dios, la celebración de la Eucaristía y los demás sacramentos y Liturgia de las horas, etc., pero al mismo tiempo procurar atender a la gente, especialmente a los más necesitados, hacer de buen samaritano: confesar, escuchar, predicar, etc. Y para ello, estudiar, mantenerme en forma, culturalmente y si puede ser físicamente, para no perder la salud… en fin, basta ver lo que hace un buen cura para ver lo que me gustaría ser, camino para llevar a las personas a ser felices y claro, a Dios.

Pensando en estos 18 años de vocación de sacerdote, consideraba que no he sido hombre de hacer proyectos sino más bien de dejarse llevar, de saberme acompañado por el Señor en el camino, y si bien junto a este notar a Dios también noto la insatisfacción, pienso que es algo connatural en la vida: que estamos contentos pero siempre esperamos un “más”, que nos lleva en la esperanza a un “más allá” que tendremos en el cielo, pero que también nos ha de llevar a disfrutar del presente, mientras sabemos que lo mejor siempre está por llegar.

jueves, 28 de octubre de 2010

Emagister.com, una página educativa en crisis

Queridos amigos: cuando entré hace meses en la comunidad
www.emagister.com pensé que era un sitio educativo, por eso os invité
a participar. Ahora tengo que decir que no me gusta, y por eso me
salgo. Aquí expongo algunas razones... Saludos!
Llucià

Emagister.com, una página educativa en crisis

La página grupos.emagister.com, de la que es responsable Erasmo López
(elopez@emagister.com) y cuya propietaria es Grupointercom.com que
dirige el Sr. Antonio González Barros, está en crisis. Después de
varios intentos en los foros internos de comunicación entre los
responsables de la página, sin éxito (conversaciones para hacer un
código ético, respetar los datos íntimos y no usurpar la identidad de
los usuarios, etc.) y esperar sin cambios, al revés, viendo que la
cosa va a peor, salí de allí como tantos otros. Hay docenas de
personas que se sienten maltratadas (pueden dar fe de las cosas que
aquí se indican someramente). Esa página web, que tiene cosas
estupendas, y que era una comunidad de conocimiento muy buena (y algún
grupo aún lo es) y donde hay gente maravillosa, etc., ahora mismo
tiene:

a) desde hace un tiempo trolls, personalidades múltiples, como un
carnaval, gente que se ataca y provoca que algunas personas se sientan
acosadas, incluso con ataques de pánico. Pero cuando se hacen quejas
al responsable, no hace nada, dice que tiene trabajo, que son
problemas técnicos, y mientras se hacen vulneración de perfiles,
duplicación de ellos, se interviene la contraseñas de los usuarios y
modifica sus perfiles, hay vulneración de los correos internos de los
usuarios... un técnico dice que ha encontrado más de 120 puntos
abiertos para entrar en la web, que es pasto de los hackers, que no
sabe como puede estar en pie… (esto huele mal…)

b) en los enlaces que se envían a los correos hay entrada a los
perfiles de las personas, de manera que la seguridad es mínima, pues
al reenviarlos sigue estando viva esta posibilidad, y esto no se
avisa, por lo que el caos está organizado y no hay intimidad;

c) se borran posts, documentación que ha subido la gente, etc., y se
promueven normas injustas, en que si alguien se sale de lo que opina
lo que el responsable dice que es "la mayoría" se le borra al usuario
"todo su contenido" y también el contenido de todos los demás usuarios
que participaron en los foros-debates. También el posteo-correo que
mantuvieron los otros usuarios con esta persona, es decir los correos
de las otras personas, en sus bandejas de entrada;

d) hay una norma absurda que ha dado el responsable de que si en un
debate hay algo que se juzga inconveniente por parte de los que
"moderan", nombrados por los responsables, se borra el debate. Por
ejemplo, en los debates que se montaron para esclarecer la verdad
sobre una o varias personas que –con aparente intención delincuente-
hacen mobbing y acosan continuamente a los que destacan, y le hacen
sombra, por medio de otros perfiles, "contaminaron" algunos perfiles
esos debates, de manera que se borró todo el debate con lo que la
injusticia se promueve desde la dirección fomentando los trolls; en
lugar de decir, como sería de sentido común, que se borraría el post
del troll, o se bloquearía el baile de carnavales que provocan
personalidades falsas que van por ahí insultando a la gente). Total,
que el desorden provocado desde la dirección hace la comunidad
actualmente ingobernable, y con un ambiente malsano: ¿no son
inteligentes, o se busca algo más?

e) mentiras: el responsable –el citado Erasmo- firmó algunos post
hablando de difamación de las víctimas, cuando éstas se defendían de
lo que eran difamadas, poniéndose de parte de quien pensamos que está
moviendo todo esto (al intentar crear un debate ético y desenmascarar
perfiles falsos que hacían daño, sobre todo a mujeres, con actitudes
machistas). También amenazó con la expulsión con buenas formas a
cuantos quieran hacer autocrítica de estas formas de actuar. Esta
forma
de intimidación sólo fomenta que la gente se mueva con perfiles de
nombres falsos, etc. (ver en
http://www.facebook.com/#!/group.php?gid=126137657437283,
http://grupos.emagister.com/debate/_alguien_me_puede_explicar_que_esta_pasando_en_emagister_/1870-747347/p3,
http://grupos.emagister.com/debate/no_es_un_desafio_no_es_una_amenaza_es_una_afronta_/12440-747144/p7,
http://grupos.emagister.com/debate/borraron_mis_mensajes_privados/1299-753044/p2,
aunque algunos de esos debates estén cerrados, se pueden ver en caché
de Google).


Saludos,

Llucià Pou Sabaté

viernes, 8 de octubre de 2010

Grupos de Google: se te ha añadido a meditaciones jóvenes

LLUCIA POU llucia.pou@gmail.com te ha añadido al grupo meditaciones jóvenes
con este mensaje:

comienzo a poner comentarios litúrgicos... espero que gusten. Saludos!

Esta es la descripción del grupo:

Son comentarios de las lecturas de la Misa, para hacer oración, que sirvan
para meditar ante el Señor y rezar

----------------------- Información de Grupos de Google ----------------------


El propietario del grupo ha definido tu tipo de suscripción como "Correo
electrónico", lo que significa que recibirás una copia de todos los mensajes
enviados al grupo en el momento de recibirlos



Visita este grupo en la web desde esta URL:

http://groups.google.es/group/meditaciones-jovenes?hl=es

Puedes anular la suscripción a este grupo desde la URL siguiente:

http://groups.google.es/group/meditaciones-jovenes/unsub?u=nsir6wwAAABYqV-0qzn_gs3QGUGbJjtz&hl=es

-------------------- Información sobre este mensaje --------------------

Si crees que este mensaje es abuso, por favor, informa de ello al personal de
Grupos de Google desde la URL siguiente:
http://groups.google.es/groups/abuse?direct=YQAAANp1HXmqAAAAgjJTUtgAAAC-dsQaI9PhCwcvdCQ09dQpo6TTXhY&hl=es

[meditaciones-jóvenes] Viernes de la 27 semana: Jesús nos da la fe, que es el arma más fuerte para luchar contra todo lo malo, y el arma de los hijos de Dios

Viernes de la 27 semana: Jesús nos da la fe, que es el arma más fuerte
para luchar contra todo lo malo, y el arma de los hijos de Dios

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas 3,7-14.
Hermanos: Comprended de una vez que hijos de Abrahán son los hombres
de fe.

Además, la Escritura, previendo que Dios justificaría a los gentiles
por la fe, le adelantó a Abrahán la buena noticia: «Por ti serán
benditas todas las naciones.» Así que son los hombres de fe los que
reciben la bendición con Abrahán, el fiel. En cambio, los que se
apoyan en la observancia de la ley tienen encima una maldición, porque
dice la Escritura: «Maldito el que no cumple todo lo escrito en el
libro de la ley.»
Que en base a la ley nadie se justifica ante Dios es evidente, porque
lo que está dicho es que «el justo vivirá por su fe», y la ley no
arranca de la fe, sino que «el que la cumple vivirá por ella.» Cristo
nos rescató de la maldición de la ley, haciéndose por nosotros un
maldito, porque dice la Escritura: «Maldito todo el que cuelga de un
árbol.» Esto sucedió para que, por medio de Jesucristo, la bendición
de Abrahán alcanzase a los gentiles, y por la fe recibiéramos el
Espíritu prometido.

Muchas veces queremos demostrar que somos algo, lanzándonos al río
desde una piedra más alta que los demás, o haciendo un salto de esquís
desde más arriba… pero ante Dios no hemos de "hacer el oso", pues nos
quiere no por nuestros méritos, sino por nosotros mismos, porque él es
bueno.
Quizás también hemos pensado que nos iba algo mal, como al patito feo,
que nos miraban peor que los demás, o que no nos atrevemos a ir a
jugar con otros, lo que se llama "miedo escénico" por ejemplo a actuar
en público. Podemos retraernos, "ir a la cama sin cenar", sin ganas de
ver a nadie, como un niño pequeño que cierra los ojos y no quiere ver
el problema pensando que así ya no está, y dice "ahora no respiro"… o
bien enfrentarnos a las cosas con buen ánimo, sabiendo que como los
dragones, cuando luchamos contra ellos vemos que no existen, que sólo
estaban en nuestra imaginación, y por eso no podíamos vencer, pero
cuando tenemos fe y luchamos ya hemos vencido.

2. Salmo 110 (1-2.3-4.5-6). El Señor recuerda siempre su alianza… Doy
gracias al Señor de todo corazón, / en compañía de los rectos, en la
asamblea. / Grandes son las obras del Señor, / dignas de estudio para
los que las aman.
Esplendor y belleza son su obra, / su generosidad, dura por siempre; /
ha hecho maravillas memorables, / el Señor es piadoso y clemente.
Él da alimento a sus fieles, / recordando siempre su alianza; / mostró
a su pueblo la fuerza de su obrar, / dándoles la heredad de los
gentiles.
"¡Gracias a Dios!" Es una oración bien corta, cuando las cosas van
bien. Y si algo va mal… "¡bendito sea Dios!", otra oración, pues Dios
es Padre y de aquello sacará también un bien, nuestro Señor Jesucristo
nos lo ha dicho así. Quien vive fiel a Dios no vacilará jamás. Dios
vela por nosotros para que no nos alcance ningún daño. Dios se ha
convertido en nuestro fuerte defensor que siempre está a nuestro lado.
Confiemos en Él, démosle gracia y proclamemos a todos sus
maravillas... cuentan de una niña que iba en un barco, y en medio de
una tormenta todos sufrían mareos y ella tan tranquila. Cuando le
preguntan: "¿no estás nerviosa, no tienes miedo?" Contestó: "mi padre
lleva el barco, y sé que no me pasará nada". Pues eso, el mundo es un
mar, como dice la canción, nuestra vida está en una barca, con dos
remos en el mar, un remo aprieta mi mano, y el otro no lo mueve el
azar, sino esa mano invisible que nos guía amorosa hacia Él, hacia la
Vida de Amor.
3. Evangelio de san Lucas 11,15-26: En aquel tiempo, habiendo echado
Jesús un demonio, algunos de entre la multitud dijeron:
-«Si echa los demonios es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios.»
Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo en el cielo. Él,
leyendo sus pensamientos, les dijo: -«Todo reino en guerra civil va a
la ruina y se derrumba casa tras casa. Si también Satanás está en
guerra civil, ¿cómo mantendrá su reino? Vosotros decís que yo echo los
demonios con el poder de Belzebú; y, si yo echo los demonios con el
poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por
eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero, si yo echo los demonios
con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a
vosotros.
Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes
están seguros. Pero, si otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita
las armas de que se fiaba y reparte el botín. El que no está conmigo
está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama. Cuando un
espíritu inmundo sale de un hombre, da vueltas por el desierto,
buscando un sitio para descansar; pero, como no lo encuentra, dice:
"Volveré a la casa de donde salí." Al volver, se la encuentra barrida
y arreglada. Entonces va a coger otros siete espíritus peores que él,
y se mete a vivir allí. Y el final de aquel hombre resulta peor que el
principio.»
Cuando nos portamos mal, nos dicen: "eres un demonio", y a Jesús
también se lo dijeron, pero porque eran hipócritas los que lo decían.
Llega un momento que la gente ya no sabe qué está bien y quién es
bueno. Todos estamos implicados en la lucha entre el bien y el mal,
como en "El Señor de los anillos". El mal -el Malo- sigue existiendo y
nos obliga a no permanecer neutrales, sino a posicionarnos en su
contra, junto a Cristo, que nos dice que "el Reino de Dios ya ha
llegado a nosotros", que su fuerza salvadora ya está actuando. Podemos
caer en una actitud de pereza o de miedo. Jesús es "el más fuerte" que
ha vencido al poder del mal, en su Pascua, y ahora nos invita a que
nos unamos a él en esa lucha: "el que no está conmigo, está contra
mí". No podemos ser meros espectadores en la gran batalla. También
haremos bien en escuchar su advertencia: no estamos seguros de haber
vencido al mal y al pecado. Puede venir ese espíritu maligno "con
otros siete espíritus peores" y "meterse a vivir" en nosotros. Lo que
sería una ruina peor. La llamada a la vigilancia es evidente. Cada uno
sabe qué demonios le pueden tentar desde dentro y desde fuera:
enfadarnos con peleas, robar, mentiras, pensamientos de chulería ante
los demás, glotonería o sexualidad desordenada, la cochina envidia…
Haremos bien en decir humildemente, con el Padrenuestro, "no nos dejes
caer en la tentación". Cuando comulgamos, se nos invita a participar
de Cristo Jesús, que es "el que quita el pecado del mundo". La
Eucaristía es la mejor fuerza que Dios nos da en la lucha contra el
mal (J. Aldazábal).
Nos dice Jesús que pecado = esclavitud, cadenas, y gracia = libertad.
Recuerdo que en la mili había mucha gente que estaba allí obligada, y
en un puesto de guardia, donde íbamos a vigilar al cuartel de
supuestos "enemigos", alguien escribió en la pared: "no morirá jamás /
quien de esclavo se libera / rompiendo para ser libre / con su vida /
cadenas". Tenía libertad interior, aunque por fuera tenía que hacer lo
que no le gustaba… pero por dentro volaba donde quería.
Me decía un sacerdote anciano que me fijara en cómo Dios había hecho
lo más grande, el Sacramento de la Eucaristía, sin que muchas veces
sintiéramos nada. Pero que en la Confesión siempre sentíamos una gran
paz, sensible, casi fisiológica… para que no tuviéramos miedo de
acercarnos a ese sacramento de la reconciliación con Dios y la Iglesia
y los demás. Es lo bonito de poner la lucha por mejorar sobre
cimientos tan fuertes, la fortaleza de Jesús que ahí nos da como la
poción mágica de Asterix esa energía para caminar contra viento y
dificultades, para iluminarnos en las tempestades de este mundo y
navegar contra mareas e insidias de Neptuno y sus ordas de las
profundidades…
Además, Jesús siempre nos perdona y con gusto. Podemos decirle: "Yo sé
que siempre me perdonas, porque Tú eres muy bueno y me quieres mucho.
¡Gracias Jesús!" Decía Jesús: Hasta ahora habíais oído: Amarás a tu
prójimo y odiarás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros
enemigos y rezad por los que os persiguen y hablan mal de vosotros
para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los Cielos, que hace
salir su sol sobre buenos y malos, y hace llover sobre justos y
pecadores (Mt 5, 43-45). A nuestro Padre Dios, le gusta perdonar y
nos perdona siempre que le pedimos perdón de verdad. Como nos perdonan
nuestros padres y, todavía, con mayor amor. Un sacerdote muy santo,
decía: - Un Dios Creador, que saca todas las cosas de la nada, es una
maravilla. - Un Dios Redentor, que se deja coser con clavos al madero
de la Cruz, es todo Amor. - Pero un Dios que perdona, es una locura de
Amor, es padre y madre cien veces, mil veces, infinitas veces. Y como
Dios quiere perdonarnos, Jesús nos ha enseñado a pedirle perdón en el
Padrenuestro: Perdona nuestras ofensas -le decimos-. Y después: Como
nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Perdonar es una cosa
divina, propia de Dios, pero también nosotros, sus hijos, podemos
perdonar porque Él nos ayuda, y por eso nos manda perdonar. ¿Tú,
perdonas enseguida cuando te insultan o te molestan? ¿Pides perdón a
tus padres y amigos cuando desobedeces o les contestas mal? Propósito:
- Pediré perdón a mis padres, si se me escapa un "no", "no quiero", y
perdonaré enseguida a los que me ofendan. Oración final: (de
rodillas). Por mis envidias, insultos y peleas, perdóname, Jesús. Por
mis desobediencias y mentiras, perdóname, Jesús. Porque a veces me he
olvidado de venir a visitarte, perdóname, Jesús (R. Martínez Carazo;
Llucià Pou Sabaté, 8.10.2010).

--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "meditaciones jóvenes" de Grupos de Google.
Para publicar una entrada en este grupo, envía un correo electrónico a meditaciones-jovenes@googlegroups.com.
Para anular tu suscripción a este grupo, envía un correo electrónico a meditaciones-jovenes+unsubscribe@googlegroups.com
Para tener acceso a más opciones, visita el grupo en http://groups.google.com/group/meditaciones-jovenes?hl=es.

jueves, 29 de julio de 2010

LA ULTIMA CIMA SIGUE COSECHANDO EXITOS

“La última cima”, un filme sobre la vida del sacerdote Pablo Domínguez, en el fin de semana de su estreno, y con tan sólo cuatro copias, se consagra como la película número uno en espectadores por cine en España. Por petición popular, la película pasará a proyectarse en cincuenta salas.

Cerca de seis mil personas ya han visto esta película de Juan Manuel Cotelo a pesar de estar en tan sólo en cuatro cines de toda España y de competir directamente con las grandes. De hecho, ha doblado el número de espectadores por cine de la segunda en el ranking, “Sexo en Nueva York 2”, y llegado a triplicar la taquilla en el caso de “El Príncipe de Persia” o “Robin Hood”.

La respuesta del público está siendo masiva, hasta el punto de que “La última cima” pasará, por petición popular y en una sola semana, de proyectarse en cuatro cines a más de 50 salas de todo el país. Pese a haberse estrenado en mitad del puente del Corpus, se ha situado como la primera película en recaudación por copia en cine. Algo sorprendente si tenemos en cuenta que es un filme cuyo protagonista es un sacerdote.

Son decenas las salas que han decidido quitar de sus carteleras las exitosas películas en 3D para hacer un hueco a “La última cima”, la única película que, insólitamente, habla bien de los sacerdotes.

El día 11 de junio, “La última cima”, se estrena en más de 50 ciudades españolas gracias al apoyo masivo que está recibiendo desde hace semanas a través de la red.

“La Última Cima”, es un emocionante documental sobre el sacerdote madrileño Pablo Domínguez, fallecido en 2009 en un accidente de montaña en el Moncayo.

Pablo Domínguez, filósofo y teólogo de la Facultad de Teología de San Dámaso, en Madrid, murió con 42 años en un accidente cuando descendía del Moncayo. Era la última cima española de más de dos mil metros que le faltaba por coronar, pero su vida no fue la de un montañero al uso. Dejó atrás a muchísima gente que le apreciaba y admiraba. En su funeral participaron más de tres mil personas y una veintena de obispos. Sus misas y conferencias se llenaban de gente que deseaba oír sus palabras, incluso sus fieles le pedían que predicara allá donde viajaba.

El filme es el retrato de un hombre alegre, humilde y generoso que, según dicen los que le conocieron, sabía que iba a morir joven.

En la cinta de Cotelo ofrecen su testimonio el cardenal Cañizares, que se fijó en él para ser profesor en San Dámaso, el obispo Demetrio Fernández de Córdoba, amigo suyo y el primero en conocer su desaparición y muerte, y el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, entonces obispo de Jaca y Huesca, que varias veces visitó el sacerdote escalador.

Pero más allá de la personalidad de Pablo Domínguez, la película es un canto a la vida del sacerdote “normal”: que ni es delincuente, ni tampoco heroico, ni exorcista ni misionero en lugares extremos, sino que, simplemente, está disponible, atiende a la gente, la escucha, la confiesa, predica la verdad sin miedo, con humor e ingenio. Con imágenes de la montaña, el filme reflexiona sobre la grandeza de lo sagrado, del sacerdocio, el sacrificio y la muerte.

Con testimonios de personas sinceras que hablan de Pablo, el espectador se encariña con un cura cercano que al final ha de morir. Empieza con humor y provocación, y va haciéndose más elevada en su estilo y contenido a medida que la muerte se acerca.

Su director Juan Manuel Cotelo relata que salió a la calle con su cámara y descubrió que ocho de cada diez personas entrevistadas tenían una buena opinión de los sacerdotes.

El éxito en las salas de esta película ha sido precedido por un insólito éxito en internet. En las tres semanas previas al estreno, se produjeron más de 200.000 descargas de los trailers de la web. En el apartado “Yo conocí a Pablo”, hay cientos de comentarios de gente que lo trató, lo recuerda y se ha emocionado al compartir sus experiencias con este sacerdote. ■

LA VOCACION: UN CAMINO

CARTAS DEL DIABLO A SU SOBRINO

«El camino más seguro hacia el Infierno es el gradual: la suave ladera, blanda bajo el pie, sin giros bruscos, sin mojones, sin señalizaciones».

Este extracto y el siguiente pertenecen a ``Cartas del diablo a su sobrino´´. El libro tiene la forma de treinta y una cartas supuestamente escritas por el anciano diablo Escrutopo a su sobrino Orugario. En ellas, el viejo diablo aconseja a su sobrino sobre la (des)orientación que éste debe de darle a su “paciente” (un joven desconocido) para alejarle de Dios (“el Enemigo”), de la religión y del bien. De este original e ingenioso modo, Lewis hace una demostración de conocimiento del corazón del humano, de sus miserias y de sus grandezas, y sobre todo, de cómo el hombre se juega la vida en el ejercicio de ese don otorgado por “el Enemigo”: la libertad.

Mi querido Orugario:
Evidentemente, estás haciendo espléndidos progresos. Mi único temor es que, al intentar meter prisa al paciente, le despiertes y se dé cuenta de su verdadera situación. Porque tú y yo, que vemos esa situación tal como es realmente, no debemos olvidar nunca cuan diferente debe parecerle a él. Nosotros sabemos que hemos introducido en su trayectoria un cambio de dirección que le está alejando ya de su órbita alrededor del Enemigo; pero hay que hacer que él se imagine que todas las decisiones que han producido este cambio de trayectoria son triviales y revocables. No se le debe permitir sospechar que ahora está, por lentamente que sea, alejándose del sol en una dirección que le conducirá al frío y a las tinieblas del vacío absoluto.

Por este motivo, casi celebro saber que todavía va a misa y comulga. Sé que esto tiene peligros; pero cualquier cosa es buena, con tal de que no llegue a darse cuenta de hasta qué punto ha roto con los primeros meses de su vida cristiana: mientras conserve externamente los hábitos de un cristiano, se le podrá hacer pensar que ha adoptado algunos amigos y diversiones nuevos, pero que su estado espiritual es muy semejante al de seis semanas antes, y, mientras piense eso, no tendremos que luchar con el arrepentimiento explícito por un pecado definido y plenamente reconocido, sino sólo con una vaga, aunque incómoda, sensación de que no se ha portado muy bien últimamente. Esta difusa incomodidad necesita un manejo cuidadoso. Si se hace demasiado fuerte, puede despertarle, y echar a perder todo el juego. Por otra parte, si la suprimes completamente –lo que, de pasada, el Enemigo probablemente no permitirá–, perdemos un elemento de la situación que puede conseguirse que nos sea favorable. Si se permite que tal sensación subsista, pero no que se haga irresistible y florezca en un verdadero arrepentimiento, tiene una invaluable tendencia: aumenta la resistencia del paciente a pensar en el Enemigo. Todos los humanos, en casi cualquier momento, sienten en cierta medida esta reticencia; pero cuando pensar en Él supone encararse –intensificándola– con una vaga nube de culpabilidad sólo a medias consciente, tal resistencia se multiplica por diez. Odian cualquier cosa que les recuerde al Enemigo, al igual que los hombres en dificultades económicas detestan la simple visión de un talonario. En tal estado, tu paciente no sólo omitirá sus deberes religiosos, sino que le desagradarán cada vez más. Pensará en ellos de antemano lo menos que crea decentemente posible, y se olvidará de ellos, una vez cumplidos, tan pronto como pueda. Hace unas semanas necesitabas tentarle al irrealismo y a la falta de atención cuando rezaba, pero ahora te encontrarás con que te recibe con los brazos abiertos y casi te implora que le desvíes de su propósito y que adormezcas su corazón. Querrá que sus oraciones sean irreales, pues nada le producirá tanto terror como el contacto efectivo con el Enemigo. Su intención será la de “dejar la fiesta en paz”. Al irse estableciendo más completamente esta situación, te irás librando, paulatinamente, del fatigoso trabajo de ofrecer placeres como tentaciones. Al irle separando cada vez más de toda auténtica felicidad esa incomodidad, y su resistencia a enfrentarse con ella, y como la costumbre va haciendo al mismo tiempo menos agradables y menos fácilmente renunciables (pues eso es lo que el hábito hace; por suerte, con los placeres) los placeres de la vanidad, de la excitación y de la ligereza, descubrirás que cualquier cosa, o incluso ninguna, es suficiente para atraer su atención errante. Ya no necesitas un buen libro, libro que le guste de verdad, para mantenerle alejado de sus oraciones, de su trabajo o de su reposo; te bastará con una columna de anuncios por palabras en el periódico de ayer. Le puedes hacer perder el tiempo no ya en una conversación amena, con gente de su agrado, sino incluso hablando con personas que no le interesan lo más mínimo de cuestiones que le aburren. Puedes lograr que no haga absolutamente nada durante períodos prolongados. Puedes hacerle trasnochar, no yéndose de juerga, sino contemplando un fuego apagado en un cuarto frío. Todas esas actividades sanas y extravertidas que queremos evitarle pueden impedírsele sin darle nada a cambio, de tal forma que pueda acabar diciendo, como dijo al llegar aquí abajo uno de mis pacientes: “Ahora veo que he dejado pasar la mayor parte de mi vida sin hacer ni lo que debía ni lo que me apetecía“. Los cristianos describen al Enemigo como aquél “sin quien nada es fuerte“. Y la Nada es muy fuerte: lo suficiente como para privar a un hombre de sus mejores años, y no cometiendo dulces pecados, sino en una mortecina vacilación de la mente sobre no sabe qué ni por qué, en la satisfacción de curiosidades tan débiles que el hombre es sólo medio-consciente de ellas, en tamborilear con los dedos y pegar taconazos, en silbar melodías que no le gustan, o en el largo y oscuro laberinto de unos ensueños que ni siquiera tienen lujuria o ambición para darles sabor, pero que, una vez iniciados por una asociación de ideas puramente casual, no pueden evitarse, pues la criatura está demasiado débil y aturdida como para librarse de ellos.

Dirás que son pecadillos y, sin duda, como todos los tentadores jóvenes, estás deseando poder dar cuenta de maldades espectaculares. Pero, recuérdalo bien, lo único que de verdad importa es en qué medida apartas al hombre del Enemigo. No importa lo leves que puedan ser sus faltas, con tal de que su efecto acumulativo sea empujar al hombre lejos de la Luz y hacia el interior de la Nada. El asesinato no es mejor que la baraja, si la baraja es suficiente para lograr este fin. De hecho, el camino más seguro hacia el Infierno es el gradual: la suave ladera, blanda bajo el pie, sin giros bruscos, sin mojones, sin señalizaciones.


Tu cariñoso tío,

ESCRUTOPO

sábado, 12 de junio de 2010

viernes, 11 de junio de 2010

TRAILER LA ULTIMA CIMA

El sacerdote madrileño Pablo Domínguez murió a los 42 años en un accidente cuando descendía del Moncayo. Era La última cima española de más de 2000 metros que le faltaba por coronar, pero su vida no fue la de un montañero al uso. Sus misas y conferencias estaban llenas de gente que deseaban oír sus palabras, incluso sus fieles le pedían que predicara allá donde viajaba. Éste es el retrato de un hombre alegre, humilde y generoso que, según dicen los que le conocieron, sabía que iba a morir joven.

Los creadores de "La última cima" reconocen que no es fácil que los medios de comunicación se ocupen hoy en día de buenos modelos de sacerdotes, pero esta película intenta ser un homenaje a todos ellos a través de la figura de Pablo Domínguez Prieto. Dirigido por el realizador madrileño Juan Manuel Cotelo (El sudor de los ruiseñores), este documental narra la historia real de un cura español que, a pesar de ascender importantes cimas nacionales e internacionales, nunca buscó la notoriedad. Una notoriedad que encontró el fatídico día que falleció a causa de un accidente en el Moncayo, en febrero de 2009.

Quienes conocieron a Pablo dicen que sabía que moriría joven y que quería hacerlo en la montaña. Ésta y otras historias se narran a través de las imágenes de este filme, al igual que su dedicación a la hora de predicar la palabra de Dios en misas y conferencias con alegría, humildad y generosidad. Todo ello conduce a que el espectador se formule una pregunta comprometida: ¿yo también podría vivir así?

domingo, 30 de mayo de 2010

A veces el corazón se cierra, construye muros...

Hace justo un año todo parecía distinto. Ahora, ¿importa algo? ¿Quizás es que yo no significo nada?


Sobre todo, he aprendido que, para ser feliz, hay que haber sido infeliz. Sin el aprendizaje del dolor, la felicidad no es sólida. El amor que dura tres años es el que no ha superado montañas o frecuentado los bajos fondos, el que ha sido servido en bandeja. El amor sólo dura si ambos saben lo que cuesta, y vale más pagar por anticipado, si no te arriesgas a tener que pagar la cuenta a posteriori. No hemos sido preparados para la felicidad porque no estamos preparados para el dolor. Hemos crecido en la religión de la comodidad. Tenemos que saber quiénes somos y a quién amamos. Tenemos que estar agotados para vivir una historia inagotable.
Frédéric Beigbeder. El amor dura tres años.Sobre todo, he aprendido que, para ser feliz, hay que haber sido infeliz. Sin el aprendizaje del dolor, la felicidad no es sólida. El amor que dura tres años es el que no ha superado montañas o frecuentado los bajos fondos, el que ha sido servido en bandeja. El amor sólo dura si ambos saben lo que cuesta, y vale más pagar por anticipado, si no te arriesgas a tener que pagar la cuenta a posteriori. No hemos sido preparados para la felicidad porque no estamos preparados para el dolor. Hemos crecido en la religión de la comodidad. Tenemos que saber quiénes somos y a quién amamos. Tenemos que estar agotados para vivir una historia inagotable.
Frédéric Beigbeder. El amor dura tres años.

lunes, 24 de mayo de 2010

Bella, película sobre acogida de la vida humana...

Nada de esto fue un error...

Muchas jóvenes tienen que abortar, porque les miran mal porque han quedado embarazadas y quedan solas ante la incomprensión de un ambiente puritano, que les priva de libertad. Para algunas, que tienen que afrontar los estudios o el trabajo, no saben qué hacer con un hijo, y solo de pensarlo "querrían morirse", o son miradas con desprecio por parte de amigos o familiares... voy a colgar un par de cosas muy bonitas que han salido ultimamente, la película Bella y esta canción, que oportunamente sonó en la manifestación de la familia en Madrid, adjunto la letra. Tiene un tono alegre. No se fija en lo negativo que tiene la "irresponsabilidad" juvenil, de no pensar en esos aspectos morales o los ya citados de consecuencias digamos negativas, sino que se fija en otros, que pesan, y mucho, y que estaban en el origen, y siguen estando, y no cesan... y forman parte del amor, y que componen luego ese canto a la vida:
Tengo una mala noticia
no fue de casualidad
yo quería que nos pasara... y tu, y tu
lo dejaste pasar

No quiero que me perdones
y no me pidas perdón
no me niegues que me buscaste
nada nada de esto
nada de esto fue un error
nada fue un error
nada de esto fue un error

Los errores no se eligen
para bien o para mal
no fallé cuando viniste... y tu, y tu
no quisiste fallar

Aprendí la diferencia entre y juego y el azar
quien te mira y quien se entrega
nada nada de esto
nada de esto fue un error
nada fue un error
nada de esto fue un error

martes, 11 de mayo de 2010

La función de la familia

La función de la familia

Reflexiones de un mendigo ermitaño

Y en mis pensamientos reflejos me encuentro cansado de una vida austera y llena de excesos, mis principales recuerdos se basan en una etapa de mi vida oscura y llena de actividad fantasmal. El acido y delirante néctar de la cocaína atravesando a fuego como un cañón el interior de mis cavidades nasales, tal que podría llegar a mi cerebro y proyectar diapositivas de alucinaciones pasajeras o incluso realizar graficas obscenas sobre pensamientos internos fruto del consumo. El calor del metal fino de la aguja clavándose en mis venas como chinchetas en el papel de un anuario escolar, la presión en mi brazo mientras el frío y suave líquido de la heroína penetra con fuerza en mi interior llevándome a un éxtasis de plena felicidad y ensismamiento por la belleza refleja en las pupilas de mis ojos entrecerrados que apenas pueden enfocar las imágenes que se aprecian a mi alrededor. Mis pies se van haciendo mas pequeños cada vez que los miro, dejo de sentir el peso de mis brazos, no puedo mover las articulaciones de mis manos, todo es oscuridad, relajación, sueño, quiero dormir.

Despierto envuelto en un hedor a hierba quemada, a mi derecha se encuentra el responsable de aquel olor, un porro mal apagado chispea en el suelo cual animal agonizando antes de perder la vida. Me incorporo y me sumerjo en una espiral de incomprensión y aturdimiento. ¿Dónde estoy? ¿Por qué estoy aquí tumbado? ¿Qué sucedió ayer?, miles de preguntas martillean mi cerebro como el sonido constante de un teléfono. El recuerdo de pronto invade mis sentidos y visualizo las escenas de mi actividad diaria, imagino de forma real la sensación de nuevo en mi cuerpo y entonces la independencia llama a las puertas de mi conciencia y me incita a repetir todos los pasos y pautas del día anterior.

Y después de entrar en mi circulo vicioso sigo estando en una solitaria habitación, alejado de las miradas prejuiciosas de los intelectuales y de las palabras de reproche de mis familiares, solo yo, en mi mundo de expresionismo y repleto de mensajes experimentales que invitan a practicar algún tipo de magia negra o simplemente entrar en una cuarta dimensión, sin símbolos, sin imágenes, sin sonidos, solo existe una energía tan pura y tan real que atraviesa tus emociones y sentidos volviéndote preso de una danza invisible de la cual jamás podrás salir mientras tu cuerpo realiza movimientos involuntarios, tu mente se encuentra desactivada de todo tipo de razonamiento consciente. Así fue como en mitad de una noche desperté envuelto en mi propio vomito y me di cuenta de que era un adicto.
Claudia B.M.

(Hola, te dejo un escrito sobre un drogadicto.
Tambien te dejo una entrevista al musico que me inspiro a escribir este texto,viene subtitulada.)